Batallas en Britania. Dunnichen (Nechtansmere).1ª parte

Mapa del norte de Britania, mostrando  la expansión de Northumbria_600-.700

Mapa del norte de Britania  mostrando la expansión de Northumbria entre los años 600 y 700

La Batalla de Dunnichen, Dun Nechtain o de Nechtansmere (Gaelico:Blàr Dhùn Neachdain, irlandés antiguo: Dún Nechtain, Galés antiguo: Linn Garan, inglés antiguo: Nechtanesmere) es una de las mas famosas batallas libradas en la Britania altomedieval, y se dirimió entre los pictos del reino de Fortriu, liderados por el rey Bridei Mac Bili, y un ejército de anglos northumbrios, dirigidos por el rey Ecgfrith, el 20 de mayo del 685.
Sobre el nombre de esta batalla existe cierta controversia, ya que se la cita por primera vez con nombre propio en una crónica inglesa del siglo XII como “Stagnum Nechtani” , esto es, del lago (o marjal) de Nechtan. Pero no olvidemos que los ingleses perdieron. ¿Con que nombre recordaron los ganadores esta batalla? Pues no lo sabemos exactamente, porque no eran muy de escribir los pictos, pero los anales irlandeses la conocieron como Bellum o Cath Dun Nechtain, o lo que es lo mismo, la batalla del Dun (fortaleza) de Nechtain. En la galesa Historia Brittonum la denominan Gueith Lin Garan, la batalla del Lago de la Garza.
Mas recientemente, el estudioso escocés Graeme Cruickshank ha propuesto el nombre de batalla de Dunnichen (Dun-Nechtan, como aparece en una carta del siglo XII que confirma la propiedad de ciertas tierras del lugar a la Abadía de Arbroath) y parece que finalmente esta ubicación ha obtenido el beneplácito de la mayoría de los historiadores, empezando por el imprescindible James E. Frasier. En fin, los ingleses pueden preferir Nechtansmere, pero perdieron, y los ganadores tienen la potestad de elegir, así que Dunnichen se queda.
A grandes rasgos podemos asumir que de la historia picta se conoce poco, y lo poco que se conoce es a través de las crónicas que nos han dejado sus vecinos, principalmente anglos e irlandeses, en Anales, como los del Ulster o los de Tigernach, o en Historias como la Eclesiástica de Beda el Venerable, o la de la vida de San Wilfrido, de Esteban de Ripon, y menciono estas fuentes en concreto porque volveremos a ellas más adelante.
En la época que nos ocupa, Northumbria era el reino más poderoso de la zona y la ambición de sus reyes se enfocaba en la ampliación de sus fronteras en todas direcciones. Todo parece indicar que una parte de los cambiantes reinos de los pictos estaba, por estas fechas, bajo dominio northumbrio.

guerreros pictos

Jinete e infante pictos.

Al poco de suceder a su padre Oswiu, en el año 671, Ecgfrith se enfrentó a un levantamiento de los pictos, que derrocaron a Drust o Drest, hijo de Donuel, un rey títere sostenido por el poder anglo (Marren 2006). Otros autores (Frasier) sostienen que fue el propio Drest el que animó al levantamiento.
Según cuenta Esteban de Ripon en su “Vita Sancti Wilfrithi” , los “bestiales pictos arrojaron lejos de si el yugo de la servidumbre”.

Ecgfrith reunió un ejército montado (equitatus exercitu), no en exceso numeroso pero si suficiente para vencer a los pictos levantados en armas, en una batalla que se llamó “la batalla de los dos rios”, de la cual existe una famosa descripción: “Aunque superados en número por un vasto ejercito oculto, causaron tan gran mortandad que los dos ríos (no sabemos cuales, aunque es muy probable que se trate del Tay y el Earn, en un lugar cerca de Perth) se llenaron de cadáveres, lo que permitió a las fuerzas de Ecgfrith cruzarlos sin mojarse para continuar la persecución de los pictos en retirada.”

Representación de un jinete, probablemente northumbrio, detalle de la escena bélica grabada en la cruz de Aberlemno

Representación de un jinete, probablemente northumbrio.
Cruz de Aberlemno.

Después de esta victoria northumbria, los pictos de Fortriu nombraron rey a Bridei (o, según otras fuentes, Bruide o Brude) Mac Bili (o Beli), primo de Ecgfrith (fratrueles), presumiblemente para congraciarse con sus “amos” anglos.

Ecgfrith pudo permitirse un respiro en el norte y dedicarse a arreglar la delicada situación que se le presentaba al sur, con sus beligerantes vecinos de Mercia.
Ha de pasar una docena de años para que volvamos a encontrarnos a los northumbrios mirando desafiantes a sus vecinos de origen céltico.
Beda el Venerable nos cuenta lo siguiente en HE, V, 24. 1. “El año 684 de la encarnación del Señor, Ecgfrith, rey de Northumbria, enviando a Hibernia (Irlanda) a su ealdorman Berht, devastó de manera lastimosa a un pueblo inofensivo y siempre muy amigo de la nación de los anglos, hasta el punto de que la mano enemiga ni siquiera tuvo consideración con las iglesias o monasterios. Con todo, los isleños, en la medida que pudieron, repelieron las armas con las armas e, invocando la ayuda de la divina piedad, pedían con incesantes imprecaciones la venganza del cielo. Y, aunque los que maldicen no pueden poseer el reino de Dios, se pensaba que estos que eran maldecidos merecidamente por su impiedad pagarían pronto, por venganza del Señor, las penas de su crimen.”

Los Anales de Tigernach recuerdan este hecho para el año 685: “Saxones Campum Breg uastauerunt, et eclesias pluriamas, in mense Iuní.”
Esto es, “la llanura de Brega” entre los actuales condados de Meath y Dublín. No está claro el motivo de estos ataques, aunque podría tratarse de represalias por haber enviado este reino irlandés ayuda a los enemigos de Ecgfrith en Britania.

Durham_San_Cuthbert_de_Lindisfarne

Fresco de la Catedral de Durham, representando al Santo Cuthbert de Lindisfarne

Y continúa Beda con su relato:
“Y es que al año siguiente el mismo rey, cuando llevó temerariamente su ejército a devastar la provincia de los pictos, a pesar de que mucho se lo desaconsejaban sus amigos y, sobre todo, Cuthbert, de feliz memoria, que recientemente había sido ordenado obispo, fue atraído por sus enemigos, que simulaban la huida, a las angosturas de unos montes inaccesibles, y con la mayor parte de las tropas que había llevado consigo pereció a los 40 años, el decimoquinto de su reinado, el 20 de mayo. Y cierto es que, según he dicho, sus amigos le desaconsejaron que emprendiera esta guerra; pero, puesto que el año precedente no había querido escuchar al reverendísimo padre Egberth, quién le decía que no atacara a Irlanda, que ningún daño le hacía, se le impuso como pena de aquel pecado el que ahora no escuchara a los que querían salvarlo de la muerte.
2. Desde esa época la esperanza y el valor en el reino de los anglos empezaron a “refluir y a marchar hacia atrás” (aquí, Beda cita la Eneida de Virgilio). Pues los pictos recuperaron la tierra suya que habían ocupado los anglos, y los escotos que estaban en Britania, y también una cierta parte de los britanos, su libertad, que hasta la fecha han tenido durante unos cuarenta y seis años. En aquella ocasión, entre los muchos del pueblo de los anglos que perecieron por la espada o fueron hechos esclavos o hubieron de escapar de la tierra de los pictos, también el reverendísimo hombre de Dios Trumwine, quién había recibido potestad episcopal sobre ellos, marchó con los suyos que estaban en el monasterio de Abercorn, que está en tierra de los anglos pero cercano al golfo que separa las tierras de anglos y pictos y, tras encomendarlos a sus amigos por los monasterios, según podía, él eligió lugar para quedarse en el ya varias veces nombrado monasterio de siervos y siervas de Dios que se llama Streanaeshalch.

Estos son los antecedentes de la crucial batalla que frenó el expansionismo northumbrio y lo que nos cuenta Beda al respecto. Continuaremos en un segundo artículo, analizando la escena bélica grabada en la preciosa cruz de Aberlemno y su posible identificación con una representación de la batalla de Dunnichen y también las diversas hipótesis que se han enunciado sobre desarrollo de la batalla.

ARTÍCULOS DEL BLOG RELACIONADOS:

Escocia Medieval: Los antecedentes (1ª parte)

 

BIBLIOGRAFIA:

  • Beda el Venerable. Historia Eclesiástica del pueblo de los anglos. Akal, 2013
  • Marren, Peter. Battles of the Dark Ages. British Battlefields AD 410 to 1065. Pen & Sword, 2006.
  • Fraser, James E. From Caledonia to Pictland. Scotland to 795. Edinburgh University Press, 2009
  • Wagner, Paul. Pictish Warrior AD 297-841. Osprey Publishing, 2002.
  • Kirby, D.P. The Earliest English Kings. Routledge, 2000.

Enlaces a CELT, the Corpus of Electronic Texts, web que ofrece interesantes recursos sobre la historia, la literatura y la política irlandesa:

Los Anales de Tigernach, en inglés.

Los Anales del Ulster, en inglés

 

 

7 pensamientos en “Batallas en Britania. Dunnichen (Nechtansmere).1ª parte

    • El bueno de Bridei mac Bili se bastó para hacerle morder el polvo (y volver al mismo). Veremos como lo hizo (o como se piensa que lo hizo) en una próxima entrada.
      Un saludo

    • Por cierto, según leo, el personaje de Howard se parece mas a un nativo americano que a un noble picto… ¿será por eso que los creativos de la película “La legión del Águila” decidieron que sus caledonios debían tener aspecto de guerreros pawnee?

Responder a equix Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>