Cascos Vikingos

Estatua de vikingo en Bryan High School

Estatua “idealizada”de un vikingo en un Instituto tejano

Suele suceder, y doy fe de ello porque a mi me ocurrió, que un primer acercamiento serio al mundo de los vikingos significa ver como caen por tierra de forma inmediata una serie de mitos que la televisión y los comics, principalmente pero no solo, se encargaron de popularizar. El primero, y aunque pueda pareceros banal a mi me resultó particularmente frustrante, es el de los cascos adornados con grandes cuernos. Sencillamente no los llevaban. Ateniéndonos al modo de lucha de la época, el llamado “muro de escudos” (del que hablaremos detenidamente en otro articulo), en el cual las fuerzas formaban en líneas compactas defendidas con los escudos solapados, los cuernos de un casco facilitarían al enemigo arrebatárnoslo con el consiguiente peligro de acabar con la cabeza abierta, muy abierta, irreversiblemente abierta. De hecho, la inmensa mayoría de guerreros nórdicos no podía permitirse siquiera la adquisición de un casco metálico. El tocado mas habitual era un capacete de cuero endurecido, cuando no un sencillo gorro de piel para amortiguar mínimamente los golpes en la cabeza.

Casco vikingo de Gjermundbu

El conocido como yelmo “Gjermundbu”, siglo X.

A día de solo se tiene constancia del descubrimiento de un modelo de casco completo que podamos calificar estrictamente como vikingo, el conocido como casco de “Gjermundbu”. Si ha intentado pronunciar el nombre en voz alta, lo mas probable es que ahora algún familiar le esté acercando un antitusivo… es lo que tienen las lenguas barbaras. Al casco en cuestión lo han bautizado así por haber sido desenterrado en una granja llamada Gjermundbu en Ringerike en el centro de Noruega. El casco se ha datado ha mediados del siglo X. Fabricado en hierro, estructura estaba constituida por una tira metálica circular siguiendo el contorno craneal y dos tiras cruzadas, una de oreja a oreja y otra de frente a nuca. Los 4 huecos resultantes se cerraban con 4 placas metálicas triangulares siguiendo el patrón del conocido como spangenhelm.

El “Gjermundbu” incluye un protector alrededor de ojos y nariz, en forma de máscara. El protector de ojos, en particular, sugiere una estrecha similitud con los cascos del conocido como período Vendel, anterior al periodo estrictamente vikingo, y del que hablaremos en próximos artículos.

Casco_Era_Vendel_siglo_VII

Casco del tipo Vendel, siglo VII. Suecia.

Restos de cascos vikingos similares al de Gjermundbu en Noruega han sido hallados en Tjele en Dinamarca y en Lokrume en la isla de Gotland, Suecia, aunque en ambos casos las piezas descubiertas son de menor entidad .

Es posible que muchos de los cascos vikingos fueran hechos de cuero endurecido adornado y fortalecido con tiras de metal, ya que en muchas sagas se habla de guerreros con casco y en no pocas piedras rúnicas escandinavas se muestran guerreros con el cráneo convenientemente protegido. También es posible que los cascos fueran heredados, en lugar de enterrados con el difunto, y así pasaran de generación en generación hasta acabar convertidos en chatarra del puro desgaste, o fundidos para fabricar cualquier otro utensilio metálico. Una cosa y la otra vendrían a explicar lo escaso de los hallazgos arqueológicos al respecto.

5 pensamientos en “Cascos Vikingos

    • Cascos con cuernos, pero básicamente ceremoniales, se usaban en el bronce final (busca los cascos de Vikso en la web, son una pasada). Y también los celtas (casco de Waterloo, mira en el blog de Iñigo El Puente Lejano), pero no los vikingos. Los autores de la confusión, los que le dieron vuelo al error, parecen ser los artistas románticos del XIX alemán, y leí por ahí que, principalmente, cierto atrezzista de las obras de Wagner.

  1. Una dudilla que me asalta ahora, ¿el spangenhelm era el caso típicamente germánico?, ¿el que usaban los pueblos germanos?. Porque he visto por ahí que lo usaban otros pueblos como los sasánidas pero que probablemente derivara de los soldados germanos de la Antigüedad Tardía.

    • El origen parece ser iranio, y lo usaban los sármatas que fueron los que lo introdujeron en el continente europeo. Al final del tercero de los artículos que el blog Legio VII Claudia le dedica a los sármatas, podéis ver una ilustración en la que se muestra a dos auxiliares de caballería romana, de origen sármata, con este tipo de casco. Igualmente era usual, como bien dices, que lo portaran los guerreros sasánidas. El origen es claramente oriental (en las pelis de romanos es el que llevan indefectiblemente los arqueros auxiliares orientales) y fue adoptado mas ampliamente por el ejercito romano a mediados del siglo III AD como una alternativa, de fabricación muy barata ¡la crisis, la crisis!, a los mas enjundiosos y caros de producir modelos niedermörmter y niederbieber. El otro modelo de “baratillo” que se extendió en esa época es el conocido como “ridge helmet” o “Intercisa”, hecho de dos piezas soldadas. Habrá mas artículos sobre el origen y evolución de los distintos tipos de yelmos.

Responder a lantáquet Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>