Escocia Medieval 1. Los antecedentes (1ª parte)

Lo reconozco, me entusiasma todo lo relacionado con esa tierra: sus gentes, su cultura, sus paisajes… hasta las portadas de sus novelas románticas… Errr… Por supuesto me refiero a las de Sir Walter Scott.
Y su historia ¡Que Historia!
Si nos fijamos en el periodo que va desde la retirada de los romanos de la isla de Britania hasta el definitivo establecimiento de una monarquía estable en el territorio de lo que hoy conocemos como Escocia, observaremos que en este relativamente pequeño y fragmentado espacio (del tamaño aproximado de Castilla-La Mancha, para que los lectores hispanos se hagan una idea) se encontraron y enfrentaron hasta cinco pueblos o etnias más o menos estructurados, cada uno con su cultura e identidad propia, que en distinta proporción y medida, con más intensidad unos que otros, darán como resultado final una nación que a día de hoy sigue dando mucho que hablar.
Pictos, britanos, escotos, anglos y vikingos, esos son los actores de nuestra historia.
Pero antes, si queremos ver como se conformó la Escocia Medieval, los antecedentes. Si, ya sé que a nadie le gusta eso de tener antecedentes, pero aquí son necesarios. De hecho en este primer artículo sobre el tema me voy a centrar en los mismos, cosa que nos permitirá tener una perspectiva más clara de qué sucedió después y por qué sucedió lo que sucedió.

campañas romanas en Britania del 43 al 60

Campañas romanas en Britania del 43 al 68

Los antecedentes no son otros que la conquista por parte de Roma de la isla de Britania. Esta conquista, comenzada en el año 43 de nuestra era con unas fuerzas en torno a los 40.000 hombres, y comandada por Aulo Plaucio, nunca llegó a completarse del todo. Si bien las tribus del sur (más bien sureste) dieron poca guerra, si se me permite la expresión, no cabe decir lo mismo de las situadas más al norte y al oeste. En los primeros cuatro años de campaña, el avance romano fue más o menos rápido y fueron conquistadas las tribus que quedarían situadas al sur de una hipotética línea que fuera desde el estuario del Humber, en la costa este de la isla, hasta el estuario del Severn, en el mar de Irlanda.

Las tribus que ocupaban las actuales Gales y Cornualles resultaron mas coriáceas y los romanos tuvieron que emplearse más a fondo.
Pero miremos al norte, que es lo que nos interesa. Aquí nos encontramos con una confederación de tribus, los brigantes, que ocupa un amplio territorio en la zona central de la isla. Este parece ser un pueblo particularmente belicoso y, aun tras su conquista, fue protagonista de numerosos levantamientos contra el poder del imperio.

pueblos del norte de Britania

Ubicación de las tribus britanas de la mitad norte de la isla, según Ptolomeo

tribus britanas del sur

Ubicación de las tribus britanas de la mitad sur de la isla, según Ptolomeo

Con base en territorio brigante, en el que se funda la que será capital del territorio, Eboracum (la actual York) Cneo Julio Agrícola inicia una serie de campañas entre los años 78 y 84 contra los territorios de lo que hoy conocemos como Escocia, la Caledonia de los romanos. Estas campañas culminan en la conquista de Caledonia, tras la batalla de Mons Graupius en la que Agricola, según nos cuenta su yerno Tácito, derrota a una gran coalición de tribus caledonias al mando de Calgaco. Podríamos hablar mucho de estas campañas, pero no es la finalidad del presente artículo. Diremos, porque así lo consigna Tácito, que una buena parte de las fuerzas caledonias luchaban montados en carros de guerra.

Campañas Agricola en Escocia

Las Campañas de Agricola

 

De estas fechas son la serie de fuertes romanos que reciben actualmente la denominación de Gask Ridge, construidos probablemente para sustentar las campañas de Agricola y para dominar el territorio conquistado.

Fortificaciones romanas en el norte de Britania, actual Escocia, año 84 de n.e.

Fortificaciones romanas en el norte de Britania, actual Escocia, año 84 de n.e.

Sin embargo estos fuertes fueron abandonados al poco tiempo y unos 40 años más tarde el emperador Adriano ordena construir el famoso muro que lleva su nombre, y que servirá de frontera entre la Britania romana y un norte cuya pobreza, según algunos autores de la época, hace que resulte poco interesante o rentable mantener como territorio romano.

 

 

Esta frontera, situada entre las desembocaduras del Solway y del Tyne, mantiene a los levantiscos brigantes en el seno imperial. Veinte años más tarde, en tiempos del emperador Antonino Pio, se construye un nuevo complejo fronterizo, conocido actualmente, de nuevo en el colmo de la originalidad, como muro de Antonino, más al norte, entre los estuarios del rio Clyde y el río Forth, incluyendo ahora los territorios de los votadini, selgovae, novantae y damnonii como parte del Imperio.

Ubicación de los Muros de Adriano y Antonino

Ubicación de los Muros de Adriano y Antonino

Por estas fechas, mediado el siglo II de n.e., el geógrafo Ptolomeo escribe su “Geographia”, y nos ubica a las distintas tribus conocidas del territorio, aunque cometió un “pequeño” error en las coordenadas con las que describió la isla, podemos decir que “perdió el norte”, doblando 90º en dirección este el mapa del territorio situado al norte del estuario del Solway. Aun así resulta muy instructivo para conocer la visión que Roma tenía de esa parte del mundo.

Caledonia Ptolomeo
A la muerte del emperador Antonino Pio, el muro que mandara construir es abandonado y la frontera vuelve a situarse en la muralla de Adriano. Los pueblos que durante ese tiempo habían formado parte del imperio, los ya mencionados votadini (los otadini de Ptolomeo), selgovae, novantae y dumnonii, retoman su independencia y pasan a ser considerados “amigos de Roma”, reinos clientes que servirán de tampón entre los belicosos pueblos norteños y la Britania romana.
La siguiente información relevante nos la da Dión Casio en el libro 73 de su Historia de Roma, en el que menciona que, en torno al 180 de n.e., los britanos del norte cruzaron el muro que los separaba de las legiones romanas y mataron a un general junto con sus tropas.
Casio describe esta guerra como la más grave a la que tuvo que enfrentarse el emperador del momento, que no era otro que Cómodo. Si, el malo de “Gladiator” para entendernos.
Cómodo envió a un muy competente general, Ulpio Marcelo, a retomar el control de la isla, cosa que consiguió en torno al 184 de n.e., año en el que Cómodo añade a su nombre el apelativo Britannicus. Por desgracia no se menciona cuales fueron las tribus que “saltaron” la valla en esta ocasión.

Nos tomamos un respiro, los antecedentes son largos, pero en breve retomaremos esta historia con la campaña de Septimio Severo y la 1ª mención histórica que se hace del pueblo de los Pictos.

6 pensamientos en “Escocia Medieval 1. Los antecedentes (1ª parte)

  1. Larga historia de oscuro pasado… Haber que viene después de los romanos… Las hordas sajonas barrerán el país… Golosa reseña.

      • Ya sabes, el mejor escribano…
        Pues si, a los romanos aun les queda algo de guerra que dar ( y recibir), pero pronto entrarán en acción pictos, escotos y anglos, que allá en el norte bregaron mas estos que sus compadres sajones…
        Y gracias por leerme

  2. Pingback: Escocia Medieval 1. Los antecedentes (1ª p...

  3. Veremos en que acaba, porque entre antecedentes y el tema escocés propiamente dicho tendremos Escocia para rato.

  4. Pingback: Batallas en Britania. Dunnichen (Nechtansmere).1ª parte | Europa MedievalEuropa Medieval

Responder a Antígono Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>