Los godos: primeras andanzas históricas.

De los godos todo el mundo ha oído hablar, y no es para menos, si tenemos en cuenta que se les considera actores principales en el funesto desenlace de la larga tragedia que supuso la caída de Roma.

Muchos fueron los factores que concluyeron en la destrucción del Imperio Romano, y no fue el menor de ellos el hecho de que los godos se pasaran por el filo de la espada a todo un ejército imperial romano oriental, emperador incluido, en Adrianopolis en el año 378 de nuestra era, y tampoco que en el 410 los visigodos de Alarico entraran a saco en la mismísima Roma.

Saqueo de Roma

El saqueo de Roma del año 410, según la visión del pintor francés Joseph-Noël Sylvestre

Pero ¿de donde surgen estos rudos germanos? ¿cuando aparecen en las páginas de historia por primera vez?

En el año 98 de n. e. Trajano sucede a Nerva al frente del imperio y Publio (o Cayo) CornelioTácito publica su Germania. Es este el único estudio etnográfico antiguo dedicado a un grupo humano extranjero que se conserva completo. Describe el autor, en lo que parece ser un refrito de autores anteriores, incluyendo a Plinio el Viejo, a las distintas tribus que ocupan el vasto territorio conocido como Germania Magna, y menciona a unas gentes que viven en la orilla este del Vistula, a las que denomina gotones, y de las que nos cuenta (Germania 44.1):
“Mas allá de los lugios, los gotones están regidos por reyes con autoridad algo mayor que los restantes pueblos de los germanos, pero no hasta el extremo de anular su libertad.”
Y poco mas.
Sabemos que cincuenta años mas tarde, y en compañía de otras tribus como los hérulos, inician una masiva migración que los llevará a asentarse en las tierras escitas, en la orilla norte del Mar Negro, creando la cultura eminentemente agrícola que la arqueología ha dado en llamar de Sântana-de-Mureş/Chernyakhov.

Aquí el contacto con el Imperio Romano se acentúa y ya a finales del siglo II empiezan a aparecer reclutas auxiliares godos en el ejercito de Roma.

El roce hace el cariño. O no. El primer ataque godo contra territorio romano se data en el año 238, y solo trece años mas tarde, los godos, comandados por el rey Cniva, ponen por vez primera letras de oro a su nombre en las páginas de la historia.

Estos alegres muchachos cruzaron el Danubio para parrandear por tierras de Mesia y Tracia. Esto al emperador Decio le resultó en extremo inconveniente y acreedor a un serio correctivo, de ahí que al mando de un ejército y acompañado de su hijo Herenio Etrusco saliera en persecución del ejercito godo.

Invasión Godos, años 250-251

Mapa mostrando los movimientos de los godos de Cniva, durante la invasión goda de Mesia y Tracia en 250-251

Los godos asediaban Nicopolis, pero ante la cercanía del emperador emprendieron la retirada, solo para, poco después, volver sobre sus pasos y atacar a los sorprendidos romanos que descansaban en la ciudad de Beroe y que tuvieron que poner tierra de por medio a toda marcha (y los romanos, es bien sabido, marchaban a buena velocidad).
Los godos decidieron seguir a lo suyo, esto es, saquear y asediar ciudades, y pusieron manos a la obra en Filipópolis, que pronto cayó en sus manos.
Y aquí fueron sorprendidos por el reconstruido ejercito de Decio que, incomprensiblemente, después de tenerlos prácticamente cercados, les dejó escapar,ofreciendo a los godos la opción de buscar un campo de batalla que les ofreciera ventaja.

En las cercanías del pequeño asentamiento de Abrito, se enfrentaron finalmente y según Jordanes, en un primer duelo el hijo de Decio, Herenio, es mortalmente herido por una flecha. Cuenta Jordanes que cuando su padre se enteró dijo, para levantar el ánimo de sus soldados:
“¡Que nadie se entristezca!; la pérdida de un soldado no significa la destrucción del Imperio.”

Retrato del emperador Decio en una moneda de la época.

Retrato del emperador Decio en una moneda de la época.

Sin embargo, siempre según Jordanes, Decio se lanzó a la batalla de nuevo y, cegado por el dolor, no cayó en la cuenta que los godos le habían llevado a una emboscada, ya que el hábil Cniva había dividido a su ejército en tres grupos, escondiendo a uno de ellos en una zona cenagosa de la cual salió para atacar por la retaguardia al ejército imperial que fue prácticamente aniquilado, con su emperador a la cabeza.

Esta batalla se conoce como la batalla de Abrito.

Y ese es el primer hito que cabe apuntar en la cuenta de los godos, convertir a Cesar Cayo Mesio Quinto Trajano Decio Augusto en el primer emperador romano muerto en el campo de batalla por un enemigo ajeno a Roma. El primero de entre otros muchos hitos de los que hablaremos en sucesivas entradas.

3 pensamientos en “Los godos: primeras andanzas históricas.

  1. Me pregunto hasta dónde llegaron las nieves en ese invierno de 148 de n. e. en que los gotones se pusieron en marcha hacia latitudes más soleadas.

  2. Muy interesante, recientemente leí Historia de los Godos de Sanz Serrano donde profundiza (entre otras cosas) en el origen de los godos. Lo cierto es que, para cuando entraron en territorio romano, los godos eran un pueblo complejo y diverso como resultado del mestizaje con los múltiples pueblos que se encontraron en su éxodo (como los sármatas o los géticos).

Responder a Lopekan Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>