Escocia Medieval 1. Los antecedentes (1ª parte)

Lo reconozco, me entusiasma todo lo relacionado con esa tierra: sus gentes, su cultura, sus paisajes… hasta las portadas de sus novelas románticas… Errr… Por supuesto me refiero a las de Sir Walter Scott.
Y su historia ¡Que Historia!
Si nos fijamos en el periodo que va desde la retirada de los romanos de la isla de Britania hasta el definitivo establecimiento de una monarquía estable en el territorio de lo que hoy conocemos como Escocia, observaremos que en este relativamente pequeño y fragmentado espacio (del tamaño aproximado de Castilla-La Mancha, para que los lectores hispanos se hagan una idea) se encontraron y enfrentaron hasta cinco pueblos o etnias más o menos estructurados, cada uno con su cultura e identidad propia, que en distinta proporción y medida, con más intensidad unos que otros, darán como resultado final una nación que a día de hoy sigue dando mucho que hablar.
Pictos, britanos, escotos, anglos y vikingos, esos son los actores de nuestra historia.
Pero antes, si queremos ver como se conformó la Escocia Medieval, los antecedentes. Si, ya sé que a nadie le gusta eso de tener antecedentes, pero aquí son necesarios. De hecho en este primer artículo sobre el tema me voy a centrar en los mismos, cosa que nos permitirá tener una perspectiva más clara de qué sucedió después y por qué sucedió lo que sucedió.

campañas romanas en Britania del 43 al 60

Campañas romanas en Britania del 43 al 68

Los antecedentes no son otros que la conquista por parte de Roma de la isla de Britania. Esta conquista, comenzada en el año 43 de nuestra era con unas fuerzas en torno a los 40.000 hombres, y comandada por Aulo Plaucio, nunca llegó a completarse del todo. Si bien las tribus del sur (más bien sureste) dieron poca guerra, si se me permite la expresión, no cabe decir lo mismo de las situadas más al norte y al oeste. En los primeros cuatro años de campaña, el avance romano fue más o menos rápido y fueron conquistadas las tribus que quedarían situadas al sur de una hipotética línea que fuera desde el estuario del Humber, en la costa este de la isla, hasta el estuario del Severn, en el mar de Irlanda. Sigue leyendo